MANIPULACIÓN DE ALIMENTOS EN EL HOGAR

 

Las empresas de alimentación en España han sido, con excelente criterio,  paulatinamente exigidas para garantizar que los productos que usted adquiere sean seguros. Esto le convierte a usted, como consumidor, en la última pieza que ha de encajar perfectamente para garantizar su salud y la de su familia. 

Para ayudarle en esta responsabilidad, le recordamos una serie de consideraciones básicas que debe contemplar cuando cocine o manipule alimentos en su domicilio o en los locales de compra:

Para cocinar vele con especial interés por la higiene de sus manos. Lávelas siempre antes de comenzar a manipular alimentos.

Lávelas también si tose o estornuda anteponiendo sus manos (evite, lógicamente, toser sobre los alimentos).

Si maneja carnes o pescados es conveniente lavarse al acabar, y no limpiarse con el paño de cocina (dejará la contaminación allí).

Asegure que están limpias las superficies donde vaya a colocar alimentos. 

Mantenga los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales domésticos.

No fume mientras cocina y procure no comer. 

Evite rascarse cabellos, nariz, granos, etc. al manipular alimentos

Póngase guantes y extreme las precauciones si padece enfermedades diarreicas o respiratorias. Proteja sus heridas en manos con apósitos impermeables

Evite los contactos entre alimentos crudos y cocinados

La cadena de frío nunca debe romperse, evite si es posible que los alimentos perecederos estén más de 15 minutos fuera del frigorífico, especialmente en verano.

No conserve mahonesas caseras, cremas, etc, más de 24 h., y siempre en frío.

Lave bien frutas y verduras si es posible antes de ubicarlas en la nevera.

Cocine bien los alimentos.

Consuma cuanto antes los alimentos cocinados (no conservar en nevera más de 2 días)

Enfriar rápidamente después de su preparación los alimentos no cocinados (ensaladillas, mahonesas, marinados, etc), y, después de un breve enfriado ambiente, los recién cocinados

No descongele a temperatura ambiente ni congele alimentos ya descongelados

Descongele bien carnes, pescados y otras frituras (centro blando antes de freír).

Ordene e higienice el frigorífico a menudo. Procure almacenar los alimentos que pueden exudar (bolsas con carne o pescado por ejemplo) en la bandeja más baja del frigorífico para que los líquidos no contaminen otros alimentos.

No utilice envases de otros productos para guardar alimentos

 

 A LA HORA DE COMPRAR:

Elija alimentos tratados higiénicamente (p. ej. leche pasteurizada en vez de cruda)

No consuma fuera del hogar comidas ni bebidas que no inspiren confianza aspectualmente o que no respeten la conservación en frío si la precisan

Verifique la integridad de los envases a adquirir y lea las fechas y recomendaciones de consumo 

Al comprar, comience por los productos que no precisan refrigeración

Si compra carne picada, solicite que se pique en su presencia, guárdela cuanto antes en el refrigerador y consúmala no más allá de uno o, máximo, dos días.

Coloque la compra que lo precise inmediatamente en el frigorífico

 



Fotos


Videos